Entrevista a Anita Suárez (ARSAT)

En el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería entrevistamos a Anita Suárez, quilmeña, trabajadora del datacenter de ARSAT y estudiante de ingeniería industrial; así se presenta frente al grabador. Nos comenta su recorrido personal con las tecnologías, su experiencia universitaria y los desafíos de la ingeniería para contribuir al desarrollo sostenible con una perspectiva de género.

23 /6. DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER EN LA INGENIERÍA

En el Día Internacional de la Mujer en la Ingeniería entrevistamos a Anita Suárez, quilmeña, trabajadora del datacenter de ARSAT y estudiante de ingeniería industrial; así se presenta frente al grabador. Nos comenta su recorrido personal con las tecnologías, su experiencia universitaria y los desafíos de la ingeniería para contribuir al desarrollo sostenible con una perspectiva de género.

Módulo Políticas TIC (MPTIC) ¿Por qué decidiste estudiar ingeniería?

Anita Suárez (AS): Puedo identificar tres personas clave en mi vida que hicieron que siga esta carrera: la primera es mi hermana sin dudas, por varios motivos. Ella es licenciada en Análisis de Sistemas y siempre fue muy decidida respecto a su formación profesional, eso me motivó primero a seguir una carrera de grado, y segundo, que esa carrera de grado sea de las CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática). En mi casa hubo tecnología, crecí entre computadora, videojuegos, instrumentos musicales. Otra persona que me influyó en la toma de esta decisión fue una docente de la secundaria la cual daba química y física, gracias a ella y la forma de enseñar esas materias fue lo que hizo que me interese en el porqué de algunas cosas. También me influyó mi cuñado, que es ingeniero, él fue mi primera cercanía con la ingeniería en mi familia.

MPTIC: Resulta interesante ver que generalmente nos impulsan a juegos vinculados a tareas de cuidado, pero en tu caso estuviste vinculada a la tecnología desde muy chica

AS: Me crié con una computadora al lado. A los 12 años iba al Instituto Argentino de Computación (IAC) a estudiar Word, Excel y varias herramientas que hoy utilizo cotidianamente para trabajar y estudiar. También usaba la computadora para dibujar, diseñar, jugar y divertirme. Por lo cual si, estuve muy vinculada a la tecnología desde muy chica.

MPTIC: ¿Cómo fue el inicio de la carrera?

AS: Ir a la universidad era mi sueño. En la secundaria sólo pensaba en eso. Me acuerdo que empecé la facultad un 18 de enero, porque en la UTN (Universidad Tecnológica Nacional) tenés curso de ingreso durante el verano, en ese entonces (2010) tenía que rendir matemática, física e historia de la universidad para lo cual tuve que estudiar muchísimo. Mi primer choque con la realidad fue fuerte, porque era la única mujer del aula. No sé si me hacía sentir incómoda porque siempre fui extrovertida y rápida para socializar, pero sí era chocante que fueran todos hombres. Los más duros suelen ser los docentes hombres que son machistas y misóginos y les incomoda bastante que estemos en esos espacios. En cuanto a las docentes mujeres, suele haber unas cuantas en las materias como álgebra y análisis, luego a medida que la carrera se va especificando este número decrece. Luego del ingreso, cuando empecé la carrera, pase de ser una sola en el aula a ser varias. Lo cual hizo todo más ameno, porque uno se reconoce y se encuentra en sus pares. Sin embargo solo éramos algunas en las carreras de industrial y química. En las especialidades como ingeniería mecánica o electrónica no te cruzabas con ninguna mujer.

MPTIC: ¿Por qué creés que es importante las mujeres en ingeniería?

AS: Creo que por la pandemia quedó demostrado que las innovaciones tecnológicas cambian y transforman los sectores económicos y los procesos productivos a mucha velocidad. Y que en la mayoría de los casos las mujeres no somos parte de esa transformación. Esa desigualdad está relacionada con la poca presencia de mujeres en la creación de tecnología. Esa desigualdad se da por varios motivos, el primero creo que es la desigualdad en la organización social del cuidado, que en la mayoría de los casos ni siquiera es remunerado. Esto afecta directamente en el acceso y permanencia en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática para las cuales se necesita más tiempo, tiempo que utilizamos en esas tareas de cuidado.
Para que haya más mujeres en la ingeniería es fundamental que la transformación en el sistema económico y en los procesos productivos venga acompañada de políticas públicas y gremiales que apoyen los cambios en las condiciones laborales, de estudio y de cuidado. Estos cambios pueden beneficiar a que más mujeres seamos parte en la construcción de un mundo más justo y equitativo. Para ello, además, es necesario que las mujeres puedan acceder y hacer uso de las tecnologías..Los estereotipos de que hace falta alguna cualidad en particular para desarrollarse en el sector no son ciertos, y sobre todo fomentar el empleo de las mujeres y diversidades en los sectores CTIM.
Un claro ejemplo de política pública que acompaña este proceso de incorporarnos en el sector, es la Universidad Nacional de Avellaneda, en la cual existe una ludoteca, que cuida a tu pibe mientras cursas, algo tan básico como crucial para la permanencia de una mujer en sus estudios universitarios.

MPTIC: ¿Qué aporte identificás desde una perspectiva género para la Ingeniería?

AS: Sin duda creo que la ingeniería debe ser parte en el desarrollo de estrategias que incorporen perspectiva de género de manera transversal al trabajo. Las estrategias que hoy existen están descoordinadas lo cual hace que no sean estratégicas y/o eficientes.

MPTIC: ¿Qué tiene de distintivo una ingeniera?

AS: Nada. No creo que haya una característica propia. Hay que sacarle el miedo, humanizarla un poco más. Es una carrera compleja, requiere sentarse y estudiar. Hay que tener paciencia y sin dudas, las ganas, pero con eso alcanza.

MPTIC: ¿Cuál es el mayor desafío que tienen les futures ingenieres?

AS: Si pensamos a la ciencia y a la ingeniería como la herramienta más importante que tiene la humanidad sin duda el mayor desafío que tiene es la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. Con la pandemia se demostró que la ciencia y la ingeniería unidas pueden resolver un problema mundial en el lapso de un año y medio, como fue la creación, distribución y aplicación de la vacuna contra el COVID-19. Esa coordinación mundial a favor del cuidado de la humanidad debe trasladarse al resto de las pandemias que no afectan a los ricos. Como la distribución del agua, alimentación, la educación, la salud, el empleo, entre otras.
En Argentina, particularmente, tenemos algunas fortalezas y oportunidades para enfrentar esos desafíos. Puedo identificar dos grandes fortalezas, la primera es que nuestra sociedad es muy trabajadora. La cultura del trabajo es fuerte en nuestro país, lo cual me inspira profundamente en mi carrera. Otra fortaleza que reconozco es que nuestra ciudadanía desea crecer en nuestro país, y se capacita para eso, un claro ejemplo de esto es que las universidades nacionales, públicas y gratuitas están repletas de gente queriendo desarrollarse profesionalmente, lo cual es extremadamente valioso. Tenemos como país la gran oportunidad de que ese desarrollo profesional sea de la mano de la sostenibilidad, el trabajo y la justicia social.

Compartir en redes
Imagen por defecto
Módulo POLÍTICAS TIC
Artículos: 0